martes, 10 de enero de 2017

9. EL HÁMSTER. De El Hámster


Vagaba por las calles sin un rumbo,
escuchando mi tango preferido,
cuando arrollé un hámster pequeño,
que había salido de una lap-dance.

No vi el animal atravesando
porque miraba al señal amarillo,
acelerando para no detener,
y así fue que comenzó la larga noche.

Bueno, yo hubiera preferido un cerdito
rosado y rollizo, para hacer un jamón,
en lugar de esa pobre  ratita
reducida a una piel rebuscada.

Ahora estoy en el medio de la calle
rellenando formularios de seguros,
para decir que el hámster me ha cruzado
y todavía el verde estaba en mi favor.

Seudónimo: El Hámster

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.