jueves, 9 de febrero de 2017

23. SONETO PARA EL DESQUICIO DE POE. De Kieeran


Cada ladrillo ensangrentado se entierra en tu mirada
de ojos rechazando el asecho imposible de la muerte,
hoy pareces que quedas vivo sin conciencia de auras
imposible horror de la verdad titubeada de fantasmas.

Los ojos desorbitados en la secuela de tu pasado ansían
un escape de los nudos que te aprietan en el discernimiento,
cómo pudieron mis tentáculos extinguir tu vida prematura
cómo se escaparon de verdades negrísimas entroncadas.

Pero la verdad serena queda lastimada con puñal diestro,
labios escapados de la mordaza que se entrampa justiciera
aquí y para siempre queda la duda, la deuda del porvenir.

Parece que Edgar Allan Poe no te fue ausente de tus hechos,
él supo de las redes, las telarañas que zarparon de tu desquicio
triste hombre creyéndote invencible de las justicias del precipicio.

 Seudónimo: Kieeran

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.