lunes, 20 de febrero de 2017

29. ESTELA CARMESÍ. De Max Smithy


Tejimos el mundo de un color muy poco habitual, tejiste tu aquel rio y su caudal,
Los nativos nos miraron, nos hablaron y adoraron,
Tuvimos muy pocas alternativas, simplemente tomamos a sus mujeres cautivas,
Cuál era la razón de esto, no había ni un motivo ni pretexto,
Pronto en contra de nosotros se pusieron, pronto sus esfuerzos crecieron,
Teníamos un plan maestro, de hecho demasiado siniestro,
No éramos de aquí ni de allá, ni de incluso del mas allá,
No tenemos destino, no tenemos ningún camino,
La gente no podía hacer nada, de manos estaba atada,
Consumíamos energía, hasta a plena luz del día,
De la gente capturada provenía,
Nos quedamos mucho tiempo, surgimos del vacío incierto,
Te lo contamos a ti, te rogamos que lo sigas leyendo así,
Tú alguna vez perteneciste aquí,
Alguna vez fuisteis parte de todo esto, aunque ahora formes parte del resto,
Había gente, que recurrió a los poderes de su mente,
Nadie como aquel hombre que nos hirió un poco, pero no recordamos su nombre,
Su fuerza era incomparable, su tenacidad admirable,
Sucumbió ante nosotros, fue muy respetado ante nosotros,
Decidimos irnos a otro lugar, puesto que invocaron a otros seres que querían luchar,
Tarde fue nuestro asentamiento, pues tú creerás que miento,
En oriente y occidente, hablaron de nosotros junto con el sol poniente,
Crecimos aún más alrededor del nuevo siglo, terminamos pendiente de un hilo,
Las personas no se interesaban más en nuestro mito, de vez en cuando se oía un grito,
Dentro del subconsciente pronto nos refugiamos y como sombras crecimos,
Pronto nos estudiaron de nuevo, construyeron más de un cebo,
No caímos en su trampa, descubrimos que un montón de gente a las afueras acampa,
Esperándonos, tratando, de luchar con lo inevitable, temiéndonos,
Con valentía, descubrieron la verdad, que hoy tu sabes ahora cada día,
Somos muchos, y somos pocos,
Somos todo y somos nada, contenemos almas atrapadas,
Vagamos por el mundo buscando, un lugar, tenemos ansias de comer,
No nos queremos ya más perder,
Ya no contábamos con nadie más, la espera estaba demás,
No perecemos, no morimos,
No peleamos, ni discutimos,
Olvidamos emociones, olvidamos sensaciones,
Tú lo sabes hoy más que nadie, pronto veras así las cosas,
Pronto ya no podrás tocar ni aquellas rosas, y debes aprender como nosotros,
A robar vida y sobrevivir, como es tu destino ya jamás existir,
Se te ha dado una nueva oportunidad, en esta estela carmesí, deja todo ya de ti.

Seudónimo: Max Smithy

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.