jueves, 2 de marzo de 2017

33. MORIENTIS. De B612


Pude sentir el sabor del azufre en mi garganta.
Los demonios 
(Criaturas hechas para la agonía y la carne quemada.
Seres repulsivos.)
En su danza delirante
Saboreaban  mi adrenalina y mi desprecio.
Anduve un rato a tientas entre la muerte
Y  sus sombras
Revueltas en el suelo frío.
Un ser de un solo ojo  vomitó  una culebra
Que me habló en un tono parecido a la angustia.
Entre las almas marchitas distinguí el tridente.
Brillaba en un rojo de soles rotos.
Satán regentaba su orquesta  de miedos.
Se parecía mucho al hombre que vive en mi espejo.
Era otro yo.
Hastiado presioné el botón.
Se hizo silencio.
Las paredes volvieron a ser verdes.
La puerta  se abrió.
Con su sonrisa habitual  el empleado comentó algo en su dialecto.
Pagué el servicio
Y me fui a casa.

Seudónimo: B612

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.