martes, 7 de marzo de 2017

40. MI TESTIMONIO. De Mi testimonio


Confieso, lloro entre la hojarasca seca,
deliro en las noches esperando por ti,
confieso que mis tardes son cortinas
hacia mi soledad, el molde perfecto
entre los molinos de vientos de mi esencia.

Confieso que sueño con el momento,
lugar y circunstancia atenuante
en el que yo edifique el plano
de tu alma con bordes de agasajos.

Confieso que mi religión esta adulada
a tú vida, al igual que mi gesto hacia
tú sonrisa, esa, que da luz al alma
mía, la misma que necesita elaborar
la tuya, para poder encontrar el elixir
de su destino cambiante e incierto de ti.

Confieso que mi fe la he reservado
en caminos en donde abro mis
pupilas y respiro.
En donde llevo los ecos de tu ausencia
golpeando en ambos hemisferios.

Confieso que las clorofilas han desteñido
los campos, han desalojado mis ramas
porque de alfombra albergan en el suelo.
Confieso que hay un tiempo en mi presente
quizás el mismo del ayer, que envuelve en
mis lamentos la sequía en mis raíces.

Confieso que aun tejo crisantemos
como táctica a mi silencio y destreza
en mi almohada de soñar por ti,
Concurrir y saber ¿ cómo te plasmo?
para edificar tu alma en ese molde
que reservo en los molinos de viento,
cuando los ecos de tu ausencia acuden
a mi testimonio.

Seudónimo: Mi testimonio

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.