jueves, 9 de marzo de 2017

43. VIAJE. De Verborrágica Subjetividad


Dormitaba en mi viaje,
que es siempre de ida,
si el retorno es materialmente imposible
¿Por qué jugar a los vaivenes con la vida?
En los huecos solidifico
lo que en un momento supe ver
desde el vidrio roto y empañado
hasta el claro amanecer.
Vi un árbol en flor
que con el tiempo marchitaba
una puerta abierta de par en par
y un cuerpo arrojado en la parada
un golpe seco que arañaba
la memoria alguna vez velada.
Vi sin querer una calle vacía,
un cartel carcomido por el olvido
y una ruta descuidada.
Vi lo que no quise cuando
busqué lo que quería.
y en los asientos sinfónicos,
el ritmo de las risas silenciosas
sepulta la ironía ventajosa
y amarra las voces aturdidas.
Quienes ayer gritaban a escondidas
hoy se esconden con aire temeroso
y se excitan descubriéndose celosos
con los egos que exhiben orgullosos
esas tan codiciadas porquerías.
No serán los asientos de sedientos
los que me dejen beber sabiduría.
Yo me perturbo con la mirada de lejos
Si me percibo persiguiendo tonterías.

Seudónimo: Verborrágica Subjetividad

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.