jueves, 9 de marzo de 2017

47. DRAGONES Y DONCELLAS. De 1300


—Es que yo te hice con tanto cariño,
con tanto esmero, con tanta emoción,
que yo creo, mi extravagante amigo,
que por eso cobraste vida, ¿no?

—Yo no sé bien lo que pudo pasar:
Pudo ser fantasía, o ser magia,
pero mejor ¡termíname las alas!
prometo que no me voy a escapar.

Entonces, terminé de dibujar.
El dragón sí que cumplió su palabra:
aún lo tengo de mascota en casa
y no me es difícil para cuidar:

come gotas de tinta en las mañanas
y un beso tierno cuando el sueño acoge.
A cambio me cuida, divierte y ama,
y nos dormimos juntos por las noches.

Mejor amigo no puedo tener:
es hermoso, muy fiel y sorprendente,
y sé que seguirá conmigo siempre
aunque nos llegue la hora de crecer.

Para entonces dibujaré doncellas
con ese mismo esmero y emoción,
siempre a mi gusto y sobre todo ¡bellas!…
a lo mejor y me funciona, ¿no?
Seudónimo: 1300

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.