viernes, 10 de marzo de 2017

53. INSTRUCCIONES PARA CREAR DIVERSOS MULTIVERSOS. De Niels-Bohred

  
Se parte de un universo cotidiano
a ser posible libre de decoherencia cuántica
y cada vez que un evento estocástico se avecine
se aplica el principio de simultaneidad dimensional
para duplicar los estados fundamentales de las vibraciones heteróticas
que componen el ineludible sustrato de la materia.
Por ejemplo
si se tira a un aire una moneda, habrá dos universos paralelos
para cada cara que potencialmente haya salido en el evento.
Para casos más complejos
con muchas posibles soluciones finitas en la teoría de cuerdas
o aún con una función de onda con alta incertidumbre
que mida la probabilidad de las innumerables soluciones
se crean tantos universos entrelazados como se desee
y se descartan empíricamente
usando la hipótesis de la censura cósmica
aquellos en los que por ejemplo se pueda observar
que el gato de Schrödinger se obstine en estar vivo y muerto al mismo tiempo
que el big bang salga chanfleado y se generen solamente agujeros negros
que un Dios barbudo juegue a los dados para crear subuniversos deterministas
que a tu tía Jacinta le crezcan hirsutos bigotes de conejo en vez de cejas
o que la piscina municipal amanezca llena de semen de elefante, etc.
Se repite el proceso de creación y de descarte
de los operadores autoadjuntos de los espacios fásicos
tratando de evitar los inciertos grumos y las irregularidades asintóticas
en el horizonte de sucesos de los agujeros negros
y los tímidos hamiltonianos que pacientemente los definen y redefinen
hasta lograr un puñado de universos estables y más o menos cotidianos
que en dóciles burbujas condensen la materia en sistemas solares
con planetas preferentemente biofílicos y big bangs reciclados de eterna inflación
que vuelvan a aparecer congruentemente hermíticos
sin saltos entrópicos ni desnudas singularidades espaciotemporales,
sin drásticos cambios aparentes a la mañana
sin sorpresas estéticas para tu tía Jacinta
cuando se mire en el espejo al lavarse los dientes
o imponderables problemas de higiene pública
para el trasnochado administrador de la piscina municipal, etc.
Y así se sigue,
por mucho tiempo, quizás hasta por siglos
seleccionando y descartando sin piedad (ontológicamente hablando)
dejando que la evolución cósmica siga su curso
a pesar de los sueños o las pesadillas
de tu confundida tía Jacinta
del estresado administrador de la piscina municipal
de los impecables sacerdotes de la ciencia
de la omnipresente ecuación de estado
(que insiste en jugar a los dados con las barbas de un dios determinista)
o los inevitables eventos estocásticos
que tarde o temprano se seguirán avecinando inexorables
por los siglos de los siglos, etc.
Seudónimo: Niels-Bohred 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.