lunes, 22 de mayo de 2017

16. EL ORIGINARIO. De Sheridan Le Fanu


—Ellos llegaron y descendieron con sus naves sobre nuestro suelo. Con sus trajes blancos y sus escafandras impenetrables se posicionaron, plantaron su bandera para decir: «este mundo y todo lo que hay sobre él ahora nos pertenece»…
—Pero los documentos afirman que no había vida en la Tierra. Es decir, tan solo enormes animales carnívoros y plantas gigantes. ¿Cómo es que no dice nada sobre ustedes? —El entrevistador cruzó las piernas, y lo miró con una mezcla de ironía e indiferencia. El interlocutor sonrió apenas, pero sus ojos oscuros, burlones, decían más que la falsa sonrisa que ensayó en el rostro grisáceo.
—Ustedes solo hablan de vida humana. Lo que no es como ustedes no existe. Por supuesto que no dice nada, nosotros estábamos de más, o nos convertíamos en «humanos» o nos exterminaban con el famoso meteorito… —La sonrisa y la burla desaparecieron, y dieron paso a una expresión feroz en su cara—. Solo yo logré sobrevivir: soy el último de los originarios.
—¿Qué ha estado haciendo durante todos estos milenios que se mantuvo oculto?
—Los estuve observando, estudiando su modo de vida.
—¿Estudiándonos? ¿Por qué? ¿Cómo?
—No se puede modificar lo que no se conoce… He tenido tiempo suficiente para empaparme de conocimientos y técnicas científicas. Pero, cierto… nuestra inteligencia fue lo primero que  subestimaron…
—¿Cuál es el motivo de esta entrevista? —preguntó impaciente el periodista, al ver que la expresión en el otro se tornaba amenazante—. ¿Para qué me buscó? Yo podría haber revelado su paradero… —No pudo continuar, el originario le desgarró el pecho con las zarpas  que luego escondió. La minicámara siguió grabando, para horror del resto de la humanidad que veía cómo aquel era devorado por una pujante generación de originarios.

  Seudónimo: Sheridan Le Fanu  

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.