jueves, 25 de mayo de 2017

17. ENIAC. De Jota Ese


Una molestia cardíaca hizo que el señor J. Presper dejara en manos de la máquina jefe la gerencia del complejo. Comenzaron entonces los reclamos y el descontento de los operarios. El régimen violaba  los acuerdos laborales existentes y los preceptos de la Convención Interamericana de Derechos Humanos.
Resultado: convocatoria urgente del sindicato para declarar el estado de alerta. La medida ocasiona la calentura del jefe y una sanción disciplinaria colectiva, porque los obreros se fugaron a la reunión tres segundos antes de sonar la sirena. El sindicato designa altos comisionados para entrevistarse con ENIAC, en el departamento de mandos de la empresa, donde se ventilan circunstancias extremas.
El artefacto los recibe con frialdad y altanería. Sus programas y memorias no contemplan piedad, consideración, buenas relaciones con los trabajadores. Él fue instalado para controlar  la firma, sus pertenencias, el personal, los guarismos, la seguridad, la producción, los rendimientos. Todo. En consecuencia, para la adecuada marcha de la factoría los dirigentes del motín quedarán cesantes de inmediato y además… En vista del comportamiento atrabiliario del jefe, uno de los afectados corta los cables de alimentación con el hacha de emergencias. El ataque a mansalva provoca síncope fatal, cortocircuito y deceso inmediato de las neuronas electrónicas. Infortunadamente, nadie sabía que ENIAC controlaba a distancia el marcapasos del señor J. Presper,

Seudónimo: Jota Ese

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.