martes, 30 de mayo de 2017

20. SUPERVIVENCIA. De H. Melville


Aquella fue una época difícil. Los meses de constante nevisca hacían que escasearan los alimentos y la oportunidad de conseguirlos. La gente subsistía a como diera lugar. Eran tiempos de supervivencia. Nosotros habíamos logrado extender las escasas provisiones por varias semanas, pero ya comenzaban a disminuir. Nos sentábamos a la mesa y descubríamos en nuestros rostros el miedo, la cada vez más creciente preocupación por los días venideros. El frío y el hambre amenazaban con arrasar nuestra existencia. Fue entonces que —para sorpresa y angustia de todos— la abuela cayó en cama abatida por una depresión. Desesperanzada ante aquellas condiciones que nos habían tocado vivir, aseguró que la muerte era todo cuanto necesitaba para terminar con su arruinada vida. Esa misma tarde preparamos la cena más fastuosa que nuestros suministros nos permitieron. Durante el banquete la observábamos y sonreíamos al tiempo que nos abrazaba la certeza de poder sobrevivir, al menos, otro invierno. Eran tiempos de supervivencia y aquella noche, la querida abuela, no cesaba de agradecernos por la enorme bondad que albergábamos en nuestros corazones.

Seudónimo: H. Melville

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.