martes, 18 de julio de 2017

101. PULGARCITA. De Trabalenguas


Me llamaron Pulgarcita porque sus nombres siempre deben hacer referencia a otras cosas. Me criaron en una cáscara de nuez para salvaguardar mis sueños, o los suyos, no lo sé. Me raptaron y me ayudaron a escapar para mostrarme que la libertad siempre se puede negociar. Volé sobre la espalda de una golondrina para darle la espalda a un pasado que nunca me forjé. Amanecí en una flor para sentir el rocío de un papel que me fue predestinado encarnar. Desde entonces vivo bien en el mundo de las pequeñeces. Algunas veces saco a pasear a un perro minúsculo y le tiro fuerte el tallo de una planta, para que corra, corra mucho, corra lejos.

Seudónimo: Trabalenguas

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.