domingo, 23 de julio de 2017

117. EL ESPEJO DE MANO. De Raimundo Ventura


Aquella  noche,  Lola  contempló  por  última  vez,  antes  de  acostarse,  aquel  espejo  de  mano  que  descansaba  plácidamente  sobre  el  tocador.  Lo  había  comprado  aquella  mañana  en  un  mercadillo  callejero  de  antigüedades  y  todavía  no  sabía  por qué.  "No  me  gusta.  Es  viejo  y  feo.  –Pensó-   Mañana  lo  tiraré  a  la  basura".  Con  este  pensamiento  apagó  la  luz  de  la  mesita  de  noche  y  se  dispuso  a  dormir.  Durmió  mal.    Soñó  con  aquel  espejo  y  tuvo  muchas  y  extrañas  pesadillas  con  él.  A  la  mañana  siguiente  al  despertar,  cogió  el  espejo  entre  sus  manos  y  mirándose    en  el  desgastado  azogue,  que  le  devolvía  borrosa  su  propia  imagen,  murmuró  "¿porqué  tengo  la  sensación  de  que  eres  tú  quien  me  miras  a  mí?"  Después  de  ducharse,  vestirse  y  desayunar,  cogió  el  espejo,  lo  metió  en  el  bolso  y  salió  a  la  calle.  En  el  primer  contenedor  que  vio,  sacó  el  espejo  del  bolso  y  lo  tiró.  Más  tranquila  ya,  se  fue  al  trabajo  y  en  todo  el  día  no  volvió  a  acordarse  del  maldito  espejo:  aquel  asunto  estaba ya  zanjado.  Por  la  noche,  en  su  casa  ya,      fue  al  baño,  se  quitó  la  ropa  de  calle,  se  puso  el  pijama,  se  quitó  el  maquillaje,    después  cenó  tranquilamente,  vio  un  rato  la  televisión  y  finalmente,  después  de  lavarse   los  dientes,    se  dirigió  al  dormitorio  dispuesta  a  leer  un  rato  antes  de  dormir.  Al  encender  la  luz,  Lo  primero  que  vieron  sus  ojos  fue…  ¡Aquel  espejo  de  mano  descansando  plácidamente  sobre  el  tocador!

Seudónimo Raimundo Ventura

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.