lunes, 24 de julio de 2017

123. APOCALIPSIS SEGÚN DIOS. De Macrobio


Los jinetes llegaron montados en sus Harley Davidson, con la cara demacrada, vestidos de cuero negro; había llegado el fin de una era.
El primero atravesó la carne hasta llegar al nervio, notó que el cadáver estaba vivo. De nuevo no se detuvo, el hambre era mayor.
El segundo con su fétido paso la peste demostró su inocencia, la humanidad lloró.
El tercero destruyó el mundo para construir un mejor lugar para morir.
El cuarto con bardas ganó seguridad, la cambió por libertad y así murió felicidad.
El quinto masticaba la última moneda que le quedaba. Luego de tragarla se dispuso a dormir; murió feliz para siempre.
El sexto lanzó bendiciones a sus hermanos, luego los condenó, y los purificó.
El séptimo,el último hombre sobre la tierra, tomó su arma y lanzó un grito de victoria; la guerra había terminado.
El suicida se dio un tiro en la cabeza. Al día siguiente abrió los ojos. Sorprendido encontró al mundo.

Seudónimo: Macrobio

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.