miércoles, 26 de julio de 2017

131. LA SILLA EN EL ABISMO. De Aymu


Desde lo más profundo de  la nada emerge frondoso un árbol tristón que con limones azules iguales a los ojos de la niña del retrato que está sobre el televisor flota en medio de un mar de conchas;  la silla de ruedas no transita en las rocas ni en la arena, solo la ostra con sabanas y almohadas de nácar toca a  los peces que ella observa; mientras imagina mantas, corales, olas, musgo, la gran arcada de  la ciudad antigua va quedando  en ruinas; entre una selva de avispas, serpientes, hormigas que acechan a una enferma excepto el caracol que sin ver, desde el fondo de un agujero y en medio de la lluvia pertinaz sube por la blusa ensangrentada de la infante, por el sillón de arrecifes mientras con la paleta y el pincel, él, alto, hermoso, pinta el calor, la silla en el abismo, en vano, con el alma, está completamente ciego.

Seudónimo: Aymu

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.