domingo, 30 de julio de 2017

147. CRISÁLIDA. De Joseph M. Brown


Una mano apoyada en el sitio equivocado. Un insecto desconocido que se siente atacado. Una picadura de consecuencias funestas. Todo ello reunido en un único instante de mala suerte en la vida de Juliet. Unas pocas milésimas de segundo, apenas un parpadeo, fue lo que duró el picotazo de aquel bicho, pero tuvo consecuencias gravísimas. Nada más inocularle el veneno, Juliet sintió una gran quemazón en la mano. Le palpitaba toda como si se la hubieran golpeado con un martillo, y el dolor era muy parecido. Corrió a casa y metió la mano bajo el chorro de agua fría del grifo, buscando un alivio que no llegaba. Se preguntó si era paranoia suya, pero le parecía sentir el veneno fluir por sus venas invadiendo su organismo. Lo que no era una paranoia era la fiebre que la atormentaba. Notaba el cuerpo ardiendo, como si le palpitara dentro un pedazo del sol. Estaba muy asustada y deseaba que Charles estuviese allí con ella. Un escalofrío enorme navegó por su cuerpo. Trató de llegar al botiquín, pero de pronto no tuvo fuerzas. Se le nubló la vista, se le doblaron las rodillas y se desplomó al suelo.
Despertó con una sensación extraña, como si descansara sobre un lecho de algodón, pero al abrir los ojos comprobó que no era algodón, sino seda. Al parecer, mientras dormía, había estado tejiendo algo con unos hilos de seda que salían directamente de... sus dedos, que se veían diferentes. Horrorizada, quiso gritar, pero se dio cuenta de que no podía. Lo único que podía hacer era seguir tejiendo aquella cosa que la iba envolviendo casi por completo y que ella supuso que era un capullo de seda. No tenía voluntad para parar. Tenía que terminar aquella crisálida y continuar su transformación.
Tras unos días fuera, de viaje por asuntos de trabajo, Charles regresa a casa. Abre la puerta y entra confiado. Le gruñe el estómago. ¿Tienes hambre, Charles?
La nueva Juliet sí.

Seudónimo: Joseph M. Brown

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.