domingo, 30 de julio de 2017

154. NOCHE. De Ferreol von Schreiber Beckenbauer


«La puerta lanzó un quejido en sus bisagras al cerrarse. En aquel instante las centellas que agrietaban los cielos como los brazos de un gran rio, dibujaron la sombra de su figura en el piso entablado: sombrero, abrigo, y una recta que prolongaba su brazo. Quitóse el abrigo de cuero de su esbelta escultura, pequeñas gotas engendraron lagos en la caoba. Los zapatos de fulgor azabache parecían atrapar la noche, y lo llevaron al nacimiento de la escalera. Oteó el aire y los espacios alejados, y se aprestó a sortear los peldaños. El gimotear de cada pisada se percibía en el vacio de las horas muertas. Las velas de la enorme araña de bronce reposaron su esencia en el brillo de la hoja, posada en su mano de sobria oscuridad. Su fina punta hería el papel tapizado, la marca dejó una huella parecida a una cordillera. De caminar lento, pausado, se tomaba tiempo en desplegar un nuevo paso. El pasadizo lo aguardó, oscuro, caminó sin murmurar palabra, los relámpagos que asaltaban los ventanales lo bañaron de celeste a cada estallido, su respiración apenas se percibía; con firmeza sostenía aquella daga, y se enfrentó con el final del pasaje: una puerta enmudecida en al atavío de la noche…»  
Ella colocó el libro en la mesita al lado del sillón, no deseaba continuar con el relato, la tensión violó su entusiasmo. Buscó en su tocador el peine dorado, y deslizó sus dientes en su melena negra como la noche. Las páginas que habían permanecido abiertas, atrajeron la curiosidad, y no pudo evitar el deslizar la vista y deletrear las líneas.
«… giró el picaporte, sin asomar ruido que rompiese la calma, mas éste no liberaba la puerta; y lo intentó con más rudeza y menos paciencia, y el picaporte bailoteaba…»
En eso la puerta de su alcoba se abrió muy despacio, y permaneció entre abierta. Cerró el libro, mientras descubría cómo el brillo de una punta afilada que desgarraba la penumbra, la deleitaba.   

Seudónimo: Ferreol von Schreiber Beckenbauer

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.