domingo, 30 de julio de 2017

155. CAPERUCITA. De Dickhead


El Visitante descendió de la nave. Nos aterrorizó a todos con su capa rojiza, como del color de la sangre fresca que cubría por completo su rostro. Caminó con sus enormes botas de cuero por las salas del palacio sin que nadie se atreviera a detenerlo. De su mano colgaba algo feo y gris  que parecía el cuerpo desollado de un animal descomunal. Al llegar al salón del trono se detuvo ante al capitán de la guardia real.
– Llevadme ante la abuela. – Ordenó.

Seudónimo: Dickhead

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.