domingo, 30 de julio de 2017

157. EL MÁS RÁPIDO. De Spider4ever

  
Aquel auto va veloz por la pista, a toda marcha intentando alcanzar el tiempo perdido. Sin duda que el encanto de la velocidad es una droga adictiva por donde se le vea, más aún si eres tú quien conduce y va dentro de la máquina.
-"Quien desee saber el significado de la adrenalina debe montar un carro veloz, un bólido feroz". - Le decía su padre cuando él era sólo un niño.
Ahora se asume Campeón y sólo faltan un par de vueltas para consagrarse como tal. En su mente,  la pista es una vorágine que se le viene encima sin cesar, se le abalanza sin respiro. Y a la vez, el recuerdo de su padre y su orgullo de ser quien siguió el legado de ser el más rápido…
Todo se oscurece, no se siente nada, sólo un silbido. El silbido del viento en mis oídos, no oigo nada más, ni la gente, ni el motor de auto. Todo está oscuro y comienza a hacer frio.
-¿Qué me pasa?...Debo terminar la carrera y estoy metido en este mal sueño.
- Ven hijo mío- Se escucha tras de mí. Volteo y veo a mi padre con su hermoso traje de piloto. Aún lo lleva puesto después de veinte años de su muerte. Aún se ven en su traje las manchas de sangre y me percato en ese momento que el mío luce peor. Se ve con quemaduras en varios lados y mis manos lucen chamuscadas y ensangrentadas.
- ¿Y ahora qué pasará?
- Ven a mi lado hijo mío aún debemos terminar la carrera- Respondió mi padre. Y fui hacia él sin sentimientos, sin recuerdos, sólo con la idea fija que tanto él como yo debemos en algún momento terminar nuestras carreras aunque tengamos que revivirla una y otra vez por toda la eternidad.
Seudónimo: Spider4ever

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.