domingo, 30 de julio de 2017

163. ROBERTO HABLA CON MARÍA. De Galois


" Sabes por qué me gusta nadar?".
María no le contesta, se le queda mirando nomás, como ida. La taza que sostiene sobre las manos se ladea y se derrama. Los pensamientos que ha tenido antes quedan olvidados, volcados sobre el suelo, como el café.
"Me gusta nadar porque en el agua uno se tiene que meter cómo es,  sin capas de ropa, sin pinturas ni máscaras escondiéndole a uno los defectos, sin complejos. El agua lo descubre a uno, lo muestra como es de verdad" , a pesar de la piel pálida y los ojos cansados se le asoma una sonrisa. "No se trata solamente de ver muchachas medio en pelotas, aunque en parte si es por eso. Yo siempre he dicho que nadar y volar han de ser la misma cosa, moverse como si supiera uno lo que hace. Confiar. Porque uno no aprende a nadar dudando. No, el miedo pesa".
De repente se calla, y María siente hondo cómo el silencio va llenando el cuarto. Frío, húmedo, posesivo. Como el olor a agua clorada que desprende la piel de Roberto.
"Yo creo que por eso me ahogué, al final me entró el miedo."

  Seudónimo: Galois

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.