lunes, 31 de julio de 2017

175. EN MI SALÓN. De LL Beltrán


Entré en mi propio salón. Estaba en penumbra. Me dolía horrores la cabeza, y para mi sorpresa, toda aquella gente, gente que no conocía de nada, que no había visto nunca, escapó corriendo al verme entrar. Pasaban por mi lado y me miraban aterrorizados, gritando. ¿Quiénes eran?
Me acerqué a la mesa grande, donde habían estado sentados, y allí pude ver una tabla ouija y unas velas encendidas.
Así fue como me enteré de que estaba muerta.
Hubiera agradecido menos gritos y más tacto. Aún me dolía la cabeza.
Di una vuelta sobre mi misma e inspeccioné la habitación más de cerca. Aquel efectivamente era mi salón… pero no lo era. Estaban todos mis muebles, llenos de polvo, pero de las fotos, los discos duros, la televisión… ni rastro.
Me asomé a la ventana y definitivamente llegué a la conclusión de que llevaba muchísimo tiempo sin pisar la calle. Todo era diferente, la iluminación, los edificios… había más aviones en el cielo, una barbaridad… incluso los vehículos, mucho más modernos, no sabría cómo llamarlos… ¿futuristas? La poca gente que circulaba por la acera a aquellas horas lo hacía sobre plataformas que flotaban en el aire y me quedé maravillada con todo aquel espectáculo.
Eché de menos alguien con quien comentarlo. Estaba sola.
Tropecé con algo en el suelo. Era una especie de tableta o algo así y se encendió al levantarla. Apareció el holograma de una chica con su perro. Llevaba un casco muy raro. Se le debió caer al salir corriendo, supongo.
Había una fecha allí, el 12 de Abril 2032.
Ufff… mis últimos recuerdos databan del 2017.
Decidí acomodarme en el sofá y esperar a que la chica de la tableta volviera a por ella, y tendría alguien con quien hablar, lo quisiera o no.

Seudónimo: LL Beltrán

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.