lunes, 31 de julio de 2017

185. DESPOJO. De Mister Mistery


Primero fue ese resplandor, tan blanco, tan sosegado. Luego, una vertiginosa levedad que todo lo desaparecía, pulverizando en miles y miles de átomos mi integridad física; fue como un fogonazo de eternidad y mortalidad al mismo tiempo. Mi mente pareció disiparse por segundos, como una voluta de humo en medio de un huracán. Creo que sólo al minuto transcurrido tuve consciencia de mí. Tratando de conservar la calma miré a mí alrededor. En medio de paneles de control y botones luminosos, vi el nombre Teleportador1. ¡No puede ser! ¡No resultó!, grité. Me sorprendí al no escuchar mi propia voz, pero no presté atención, sólo me importaba una cosa. Se suponía que debía aparecer en el teleportador 2, que sería el receptor de mi cuerpo después de la teletransportación. Pero, algo extraño había pasado. No me sentía, no tenía peso, ni al parecer, forma. No me veía a mí mismo. Por la amplia ventanilla del teleportador 1, di un vistazo afuera, donde estaba el teleportador 2. Para mi sorpresa, ahí dentro, de pie y con la mirada perdida, estaba mi cuerpo. No se movía, pero estaba vivo, lo vi parpadear por momentos. Pero… si yo, o sea mi esencia, mi alma o mi mente, estaba acá en este punto…¿Quién era él? ¿Quién estaba dentro de mi cuerpo? ¿O era alguna especie de ente sin emociones ni pensamientos? Tristemente, el experimento había sido un éxito; en pleno siglo XXIII, yo había sido el primer físico en este planeta en conseguir llevar a cabo la teletransportación de un ser humano. El problema era que el resultado no fue el esperado, no fue como el que mostraban aquellas viejas películas de ciencia ficción. Nadie en el campo científico se imaginaba, ni yo mismo, que el alma humana sí existía, que no era algo físico, que no tenía átomos para teletransportar. Además, aquello de que el alma puede atravesar objetos era mentira, he intentado en vano pasar a través de las paredes del teleportador. Vuelvo a mirar por la ventanilla y veo que mi cuerpo está haciendo lo mismo que yo en el otro teleportador. ¿Será que puede sentirme de alguna forma, o percibirme?¿Será que puede llorar por mí o… por los dos?

Seudónimo: Mister Mistery

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.