sábado, 15 de julio de 2017

93. EL ESPEJO. De Nicolás Ferro


No sé cuánto tiempo más me tendrán encerrado en este cuarto. No me atrevo a mirar al cristal desde el que me observan. Debo permanecer callado. ¡No! Tengo que convencerles de que no estoy loco. Tienen  que escucharme; tengo que explicarles…
Pero ¿Explicarles, qué? ¿Que esta mañana, al mirarme en el espejo he visto el rostro de mi mujer reflejado en lugar del mío propio? No a un lado o detrás de mí, sino que mi cara era la suya.
Mi sorpresa   se convierte en inquietud al comprobar que estoy solo en el baño, pero ahí sigue estando ella, su rostro en el espejo, con mis brazos, con mi cuerpo. Corro al dormitorio, ella no está, recuerdo que se marchó de madrugada al trabajo.
 El miedo me viste  más deprisa de lo que yo solo puedo salgo al rellano y llamo frenéticamente al ascensor. El sonido de una campanilla anuncia la llegada del elevador. Un pequeño sonido que consigue traerme cierta alma al comprobar que algo sigue funcionando como ayer, como todos los días.
Abro  la puerta del ascensor y me quedo paralizado al ver la imagen del conserje del edificio reflejado en el espejo y ocupando un lugar que no le corresponde, el de mi rostro.
Bajo corriendo por las escaleras, que se  hacen eternas. Sólo quiero salir de este edificio maldito. Sin embargo, dejo de correr  cuando me miro  en el gran espejo del hall; los rostros que se han mirado en ese espejo anteriormente,  se van  turnando para adueñarse de mi cara a cada paso que doy.
En la calle ya no tengo miedo, sólo me siento abatido. No entiendo nada de lo que ocurre. Me giro hacia un escaparate y pregunto a ese señor que viste mi ropa. El tipo del otro lado del cristal, gesticula como yo, dice lo mismo que yo y se enfada al mismo tiempo que yo.  Pierdo los nervios. Grito,  le amenazo con el puño, el otro me imita. Nos lanzamos el uno sobre el otro y nos estrellamos, al mismo tiempo, duramente contra el cristal. En mi conmoción   escucho a lo lejos las sirenas que me han traído hasta aquí.

Seudónimo: Nicolás Ferro

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.