martes, 29 de mayo de 2018

17. COPA DE JEREZ. De Ninoquiroga



Noche  lluviosa. Entro al único lugar abierto a esta hora: "Bar Cardenal", el mejor lugar para tomar una copa de Jerez. No me sorprende que esté solo. Ya muchos están cansados de escuchar al viejo cantinero y su eterna historia de cómo enamoró a la muerte al servirle su famoso brandy de Jerez. Y desde entonces ella ahí permanece –afirman los supersticiosos–.
- Don Santiago,  un brandy de Jerez.
Toma del anaquel una copa balón, le  agrega y retira agua caliente. Sirve de una botella de brandy, un Cardenal Mendoza, el líquido sacro que ingresa sin derramarse en la copa que espera horizontal, ávida, en la mesa. Mueve a libertad su contenido por las paredes cristalinas. Me  ofrece su color, su olor: sensaciones que invaden mis sentidos. En ese momento glorioso, único, aparece de la nada una bella mujer, su mano huesuda me arrebata la copa.
Seudónimo: Ninoquiroga

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.