jueves, 24 de mayo de 2018

4. INSISTENCIA FATAL. De Merlina



 Es conocida la historia de Orfeo que rescató a su amada Eurídice del Averno, pero mientras caminaban hacia la salida él se dio vuelta a mirarla y la perdió para siempre. Había desobedecido la única condición que le habían impuesto para rescatarla: que no se diese vuelta a mirar a Eurídice hasta que estuviesen fuera del Infierno. Lo que se desconoce, es la verdadera razón por la que Orfeo se dio vuelta. He aquí la historia:
—¡Oh, amado mío! Si me amas, dime tan sólo una palabra ¡Dame una señal de tu amor! —suplicaba Eurídice mientras caminaba detrás de Orfeo.
Él dudaba, quería mirarla pero sabía que no podía.
—No te seguiré más, si ni siquiera soy digna de que poses tus ojos en mí. Dame al menos un motivo para continuar... ¡Mírame! ¿Tan horrible estoy?
El corazón del muchacho se desgarraba con cada palabra de su amada. Pero siguió caminando, impasible, tocando su lira. Ya casi llegaban a la salida, cuando ella enfureció y reveló su mal carácter.
—¡Pedazo de hijo de una gran cerda! ¡Te he dicho que me mires! ¿Quién te crees que eres? ¡Ya verás lo que te haré cuando salga de este antro! ¡No tendrás un instante de paz! ¡No sabes todo lo que aprendí en este lugar!
Orfeo reflexionó un momento. ¿Quería llevar realmente a esta mujer consigo?
Detuvo su paso, calló su canto, se dio vuelta… y miró a Eurídice.
Seudónimo: Merlina

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.