jueves, 24 de mayo de 2018

8. EL PRINCIPIO DEL FIN. De Vane Aguilar



Entiendo, una eternidad en la penumbra llega a convertirse en tedio. No tengo que convencerte de que conozco todo de ti.
Vamos, tu alma me pertenece desde el principio de los tiempos. Tú mismo la entregaste cuando acudiste a mí hecho un lastre.
Tu terquedad, tu carácter explosivo y esa absurda sensación de que todos estaban en tu contra abrieron una llaga en tu corazón marchito. El principio del fin. ¿Recuerdas?
Ahora tiemblas al sentirme porque ya no puedes verme —se acabó ese privilegio— y al mismo tiempo eres osado al cuestionarte: ¿Qué harías si volvieras allá arriba?
¡Oh, vaya! Esa chispa en tus ojos  hace que parezcan lava ardiente.
Quizá sea porque tienes la mirada fija en las brasas o, puede que sea porque te asombra lo que ves.
¿Hay algo ahí que es de tu interés?
Por supuesto... una chica.
¡Alex, es solo una humana! ¿Qué tiene de especial?
!Oh, no me digas! Así que para ti sí lo es. Vaya, un habitante del Inframundo atraído por una simple mortal. Sabes que tus deseos pueden destruirla.
¿Hasta dónde estás dispuesto a llegar?
Estás tan concentrado en ella que no has advertido donde te encuentras ahora. Tus alas rotas han desaparecido, tu piel ya no es pálida y tus ojos se han tornado negros. La leña que ardía en ellos se ha vuelto ceniza.
¿Se trata de una oportunidad?
¡Deja de mirarla de ese modo y ve por ella!
¿No lo harás?
Seudónimo: Vane Aguilar

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.