viernes, 6 de julio de 2018

51. VENGANZA CRUEL. De Aliver



El mafioso se despertó maniatado y con su cuerpo dolorido, dentro del oscuro espacio de un ataúd que unos matones de una banda rival habían tirado en enorme pozo destinado a depositar basura. Recordó los golpes propinados y pensó que para vengarse lo habían enterrado vivo. El aire era escaso y seguramente moriría asfixiado, pero por suerte logró liberar un brazo de sus ataduras para golpear fuertemente con su puño la tapa del ataúd. En un momento dado la madera crujió y finalmente, con su puño ensangrentado, logró abrirse paso a través de un hueco y empezó a sentir la humedad entre sus dedos.
De pronto, por el agujero comenzó a entrar un montón de basura con un líquido pestilente, proveniente de ese pozo nauseabundo. Como de la nada, apareció dentro del ataúd una enorme rata hambrienta dispuesta a atacarlo, emitiendo unos chillidos siniestros. Con el corazón palpitante, trató de respirar honda y profundamente durante unos segundos el poco aire que quedaba para tratar de reponerse. Pero no tuvo tiempo, porque volvió a escuchar aquellos intensos chillidos y percibió como se movían sigilosamente unas patas blandas y pegajosas sobre su cuerpo.
Fue allí, cuando comenzó a sentir esa particular y ominosa sensación angustiante que produce la impotencia ante el peligro y el corazón comenzó a latirle con mucha fuerza, hasta que finalmente se desvaneció. Una vibración de placer sacudió a aquella rata maloliente y al olfatear ese olor flácido de aquel cuerpo humano, el apetito se hizo tormenta en su vientre. Entonces, disfrutó hasta el hartazgo, primero comiéndole los ojos y luego, saboreando esa tierna carne. Le deleitaba el sabor cálido de la sangre, mientras palpitaba al unísono su corazón con los de ese ser agonizante que ahora era su preciado alimento. Días después, y ante una denuncia anónima, la policía encontró en el pozo los huesos del mafioso, dispersos dentro del ataúd.
Seudónimo: Aliver

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.