domingo, 5 de agosto de 2018

160. EL TAXIDERMISTA Y LA MONEDA DE DOCE EUROS. De Sport 1600



Es un día de fiesta en la pequeña localidad costera. Numerosos personajes disfrazados pululan por el recinto ferial, para deleite de los chavales. De entre ellos, llama la atención de Pablo un payaso, cuya apariencia se le antoja siniestra.
Pese a ello, posee un fuerte poder de atracción al que Pablo, de siete años, no puede resistirse. Suelta la mano de su padre y, confundido entre la multitud, se adentra en el núcleo de la feria, donde todo son caras sonrientes en las que Pablo ve algo de maléfico y tétrico, preludio de lo que puede ser una macabra broma del destino para él.
Va quedando atrás el bullicio. El personaje disfrazado invita a Pablo a subir a su coche, con la promesa de dejarle leer en él unos cómics. Una vez subido al vehículo, el niño ya no tiene escapatoria. Está a merced del personaje disfrazado, que, según va avanzando, se despoja de las ropas que le cubren para mostrar su indumentaria habitual.
Resulta ser un amigo del padre de Pablo, médico y taxidermista. El progenitor del muchacho le encargó hace un par de meses disecar una ardilla. Para ello le pagó con una moneda muy especial: tenía como valor facial doce euros. El progenitor del chico vio cómo esa moneda se le caía al payaso, en medio de la confusión.
El coche enfila la Calle Mayor para tomar la carretera que conduce a la capital. Allí una clínica clandestina está esperando recibir los órganos de un niño de unos siete años… El centro sanitario tiene como tapadera un estudio de taxidermia. Muy cerca, oculto, espera el padre del chico. Ve cómo sale del coche su amigo con Pablo. Ha atado cabos. Pablo corre hacia él mientras su padre devuelve la moneda de doce euros a Fernando. "Tendrás que hacer un trabajo fino con la ardilla. Tenía un aprecio especial a esa moneda. Por cada error en tu labor, la dividiré. Seguro que encuentro la docena de fallos."
Días después aparecieron doce monedas de euro en el entonces solitario recinto ferial sobre el cuerpo de Fernando descuartizado en una docena de trozos.
Seudónimo: Sport 1600

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.