jueves, 9 de agosto de 2018

211. POR LA NOCHE. De Chapman



De vez en cuando, el abuelo me cuenta cosas, para luego hacerme prometer que no se lo diré a nadie. Esta noche, antes de apagar la luz de mi dormitorio para marcharse, en un susurro, me confesó su secreto: una vez mató a un hombre con sus propias manos y por ese motivo lo condenaron. El abuelo está sucio. No tiene buen aspecto y huele mal. Me da un poco de miedo cuando viene a mi dormitorio por la noche. Dice que comenzó a hacerlo porque quería conocerme, pero yo prefiero ir a visitarlo con mis padres, allí donde dicen que está… y dejarle flores.
Seudónimo: Chapman

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.