jueves, 9 de agosto de 2018

217. EL PLANETA ROJO. De Mercurio



La noticia corrió por el mundo como la pólvora. Lo habíamos logrado. Un grupo de avezados científicos habíamos conseguido enviar a Marte una sonda lo suficientemente desarrollada como para perforar la gruesa capa de hielo y llegar hasta el lago subterráneo. Y allí estaba, tal y como habían teorizado satélites y sónares, el tesoro escondido durante milenios: agua líquida en el planeta rojo.
El hecho de no haber encontrado en los primeros análisis realizados in situ vestigio alguno de vida no nos desanimó. El siguiente paso nos permitiría realizar mediciones más exhaustivas. Acercar el preciado botín fue sencillo, dado la ínfima cantidad de muestra que se requería. Una pequeña sonda lo condujo hasta la Estación Espacial. Allí los más prestigiosos químicos y biólogos examinaron minuciosamente el agua marciana. En nada parecía diferenciarse del hielo encontrado anteriormente en cometas.
Transcurridos unos meses enviamos al espacio a más científicos, obteniendo los mismos resultados. En aquella pequeña muestra de agua extraterrestre que orbitaba  alrededor de nuestro planeta no había vida alguna. Para entonces la diezmada población la llamaba Caballo de Troya y no albergaba dudas de que allí estaba el origen de la plaga.
Escribo esta pequeña crónica desde uno de los escasos búnkeres de supervivientes que quedan en la Tierra. Apenas unos miles de personas diseminados en improvisados refugios. Los exploradores que periódicamente salen a la superficie dicen que animales y plantas han desaparecido, y que todo lo que un día el hombre construyó se está desmoronando. Como si el mundo entero se estuviera oxidando dejando tras de sí como único resto un polvo rojizo y volátil que lentamente va cubriendo el cielo.
Supongo que no le resta mucho tiempo a la especie humana y que, si algún día otra civilización llega hasta nuestro sistema solar, nos llamarán también el planeta rojo.
Seudónimo: Mercurio

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.