martes, 11 de febrero de 2020

2. MUCHO MÁS EN CONTRA. De El Hijo De Los Hombres


¿Dónde viven los poetas como yo?;
cuando nací vivían en la suavidad que prestó sus alas
para traerme a la vida con una hermosura inédita,
la que no puede exhibirse en las fronteras derribadas.
No salí de las arenas limpias del Kollam
ni el Meenam tuvo que ver con el calendario de mi madre.
Deví no fue el Dios sobre mi cuna:
ÉL me había eliminado de los círculos
mucho antes que mi familia fuera desalojada.
Ningún código o sacrificio me alejó de agresiones,
siempre supe que sería castigado con una muerte dolorosa
si me negaba a aceptar esas condiciones.
Mi historia no apareció en De orbe novo decades,
dijeron que haber nacido fue una ofensa grave a Dios.

Las afirmaciones que alegué fueron consideradas erróneas.
"Si hubo nobleza en ti fue una nobleza miserable". Respondieron.
No pude evitar que vertieran las cenizas de otros
sobre mi cuerpo vivo todavía.
Los funcionarios me dieron esta prisión
cuando pude sostenerme sin ayudas;
dicen que soy la única causa pendiente.
No soy igual a nada conocido, mi realidad es otra;
la lista en la que estoy nunca será revelada.
En los boulevares, los discriminadores del ejército,
me impiden llegar a la otra esquina;
creen que no soy de esta civilización,
que más bien parezco un tabú.
Mi vida de poeta difícil, es como mi realidad,
limitada, discreta, clandestina, anónima.

Tengo la impresión de ser lo que Dios no ha podido crear.
La violencia, el odio, la venganza y la muerte viven persiguiéndome,
ellos no preguntan por los terremotos,
la lluvia, los asesinados o las inundaciones,
ellos preguntan por mí,
saben que no hay leyes que me protejan
y avisan a las demás criaturas
sobre las consecuencias de imitarme:
"No hacer contacto conmigo", es la palabra de orden.
Fui privado de mi origen étnico, de mi nacionalidad,
de mi condición socioeconómica;
me quitaron la salud, la edad, mi pasado,
la religión y mis pertenencias ancestrales.
No entiendo mi destino; no asesiné a nadie
sin embargo, como a un mal mayor,
las fuerzas en el poder insisten en negarme el acceso
a los puntos fronterizos;
aseguran que tienen la orden de impedir
que mis ideas sean divulgadas.
Seudónimo: El Hijo De Los Hombres

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.