jueves, 8 de julio de 2021

28. EL PASILLO. De L.F. Medina

 

 

Al caer la noche, una madre acurruca a sus dos infantes entre algodones y mantitas de color pastel. Les besa la frente y acaricia sus regordetas mejillas con dulzura. Sale de la habitación, resoplando cansada, para retirarse hacia su propia alcoba, no sin antes parar y lanzar un huidizo vistazo hacia el final del pasillo.

Sin poder evitarlo y con el genuino morbo por aquello que perturba, se concentra en vigilar la espesa oscuridad frente a sí. Vigilancia suscitada por el miedo a que algo en ella tuviera la astucia de quedarse inmóvil y recobrar movimiento a voluntad. La madre desecha la loca fabulación que recrea cada anochecer y se dispone a buscar el sueño que, resbaladizo, algunas veces llega presto y otras muchas no.

Abre los ojos al escuchar el grito de su hija pequeña. En lucha consigo misma, se levanta rauda hacia el dormitorio cuya puerta sigue abierta. Entra ignorando la desagradable sensación que le intoxica al pasar por el pasillo y, con movimientos torpes, llega hasta la niña que se desgarra la garganta en llanto.

- ¿Qué pasa, cariño? - le pregunta.

La pequeña señala la puerta con su dedo tembloroso y, con todas las lágrimas que nunca ha llorado, grita con voz estridente:

- ¡Está ahí!

La pequeña calla. Los ojos de la madre barren la oscura habitación pero no encuentran a la otra. Se levanta decidida a mirar más allá de esa puerta mientras siente una carga pesada a medida de que se acerca al quicio. Mira afuera y solo encuentra oscuridad. Mira hacia adentro y su hija menor ya no está en su camita color rosa. Se voltea de nuevo hacia afuera y entonces las ve. En el suelo frío descansan, como muñecas de trapo hechas jirones, las dos niñas con sus pequeñas gargantas rajadas de oreja a oreja y una expresión de auténtico horror en sus cadavéricos ojos.

La madre se mira las manos que siente pegajosas de algo caliente y espeso y, solo entonces, deja caer el cuchillo... Lo ha vuelto a hacer.

Seudónimo: L.F. Medina

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.