jueves, 22 de julio de 2021

4. SAN VALENTÍN. De La joven Bécquer

 

 

Y suena alto y claro

Como un aterrador aullido de lobo

Augurando la aparición de las tinieblas.

Me arrincono despacio en el zaguán

Arropándome por completo con la manta.

 

Y suena alto y claro

Como el atroz alarido de un infante

Arrancado de los brazos de sus padres.

Me autoimpongo no pronunciar palabra

Asiendo con ahínco el antiguo quinqué.

 

Y suena fuerte, atronador

Como un relámpago en el cielo

A punto de rozar el suelo.

Me acobardo aún más

 

Y me ausculto con mis propias manos.

 

Y suena a ese día

Como cuando te vi por primera vez

Acariciando a ese chucho chusco.

Me acuerdo del inicio del caos

Y las lágrimas afloran a raudales.

 

Y se reabre la herida

Como en aquel San Valentín funesto

Cuando asistimos a tu precoz sepelio.

 

Me pongo a agudizar el oído

Y advierto qué es lo que acontece.

 

Solo es mi corazón desgarrado.

Sangrante.

Que no olvida.

Seudónimo: La joven Bécquer

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.