sábado, 21 de agosto de 2021

12. LÁGRIMAS DE PÚTRIDO CORAZÓN. De Huevo

 

 

Desesperada corría,

la mujer de blancas manos,

como si viviera,

como si no hubiera muerto.

 

Arrancó una estaca

de su rojo ataúd

y la clavó en mi pecho

labrando inevitable venganza.

 

Cuando a mis oídos,

entre el dolor y la sangre,

llegó su grito aterrador,

sufrí el rudo comienzo

de perpetuo tormento.

 

Supe que no volvería a sentir

el calor de las duchas,

la alegría de una primavera

ni el dulce de la miel.

 

Llovió

y el agua limpió mi sangre.

Me acogieron

el frío y la muerte.

 

El fango

parecía vino y en él

hallé más fuerzas

de las que tuve en vida.

 

La mente

se volvió vaga

pero tuve muy clara

la sed de sangre.

 

Junto a la mujer de cabello negro

y ruidosa voz

camino hacia ti

con ansias de asesinato

y el llanto de mi pútrido corazón.

Seudónimo: Huevo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.