jueves, 5 de agosto de 2021

47. LOS INQUILINOS. De Sebástian Tull

 

 

No paran de pronunciar mi nombre con sus voces de ultratumba. Apenas me dejan dormir. Espero que hoy no les dé por encender luces o arrastrar algún mueble: necesito descansar. Cuando me advirtieron de que no era la mejor opción para mudarme, no hice demasiado caso. Meses atrás habían muerto dos ancianos en extrañas circunstancias, y desde entonces se decía que sus espíritus vagaban por la casa. Ciertamente convivir con unos espectros no es asunto sencillo. Pero si pretenden echarme lo tienen difícil. Un precio tan ventajoso y la céntrica ubicación del inmueble bien merecen algún pequeño sufrimiento. A esos espectros les va a costar muy mucho echarme de casa. Y quien sabe, ¿por qué no?, tal vez terminásemos cogiéndonos cariño.

Seudónimo: Sebástian Tull

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.