sábado, 7 de agosto de 2021

48. ENGAÑADO. De Fátima Gold

 

 

Volví a verla desde la oscuridad, en una esquina de mi propio cuarto, su silueta era cada vez más realista….

El dolor que me provocaba, el hecho de solo saber que allí estaba, respirando el mismo aire, ocupando el mismo espacio, no poseo palabras para describir tal incomodidad. Era insoportable la repugnancia que sentía por saber que estaba allí…… el solo pensar todo lo que había significado en su momento para mí volvía a arder en mi interior pero, esta vez no se trataba de un sentimiento cálido y hermoso, era asco…… era aversión…. ¿Cómo algo que había sido tan bello ahora es tan desagradable?

Siento que se mueve…. en cada minúsculo movimiento doy cuenta del color rojo……y el palpitante corazón que antes tenía, se estruja ante la angustiante perspectiva de que vuelva a hacerme daño…. no dejaré que eso pase…. No lo permitiré.

Pasaron semanas desde mi entierro y la bestia que duerme en la que antes era también mi cama, cree que me ha engañado llorando por las noches…… Mis manos putrefactas aún me obedecen, la carne ya no duele, mi sangre, ahora coagulada, ya no corre por mis venas, y el olor a muerte que me rodea no es tan fuerte por lo que se confunde con el perfume del jardín…. Esa horrible cosa ya no podrá convencerme con su belleza o sus palabras, no logrará que desista de la verdad que ahora tengo. La muerte me abrió los ojos hacia una sopesada página de oscuridad y me develó la realidad de las cosas…… pero ya no voy a estar más solo……. En cuanto logre poner mis manos en su cuello la traeré conmigo…

Esa aberración viva y voraz ahora volverá a ser hermosa como lo fue antes…….   

Seudónimo: Fátima Gold

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.