martes, 24 de agosto de 2021

55. ÚLTIMA NOCHE EN EL VACÍO. De Dante Auditore

 

 

Las estelas de los neones cegaban la vista. Las luces artificiales, inertes, emborronaban la autopista llena de coches aéreos, mientras la lluvia caía sobre los cables rotos y pelados que colgaban de carteles publicitarios que mostraban personas con extremidades intercambiables. El humo de las escotillas supuraba podredumbre. Aquella ciudad había dejado de latir hace mucho tiempo, era un cadáver conectado a una máquina que sobrevivía con la ayuda de un respirador

Markar estaba en lo alto del edificio tecnológico, había atrapado a su hombre. Rompió aquella tableta holográfica que mostraba la imagen del chico al que no pudo salvar. Terminó de fumarse su cigarro mirando al infinito del cielo nebuloso, para tratar de disminuir el tamaño de su fracaso. Mañana dejaría el cuerpo de seguridad para siempre, dejaría la ciudad, abandonaría aquella cuna de maldad. Dejando tras de sí el rencor y los remordimientos de una vida pasada.

Seudónimo: Dante Auditore

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.