martes, 24 de agosto de 2021

56. EL RETORNO. De Copetón

 

 

Al tercer día de su desaparición encontraron al preso en su celda, estaba sentado en su catre, con los codos sobre las rodillas y la cabeza apoyada en las manos.  A   los guardias les sorprendió verlo allí de nuevo. Le preguntaron cómo había escapado y a dónde había ido, él respondió que había vivido una experiencia increíble, y aunque pareciera inverosímil,  aquella fue la extraña realización de una fantasía. Les dijo que cada instante de los quince años que llevaba confinado, anhelaba que se hiciera realidad el  sueño  que tenía cada noche de forma reiterada, en él,  atravesaba los muros y abandonaba  la prisión, después llegaba a un pueblo lejano y fabuloso. Les contó que en el lugar al que había llegado se respiraba la libertad por doquier, y agregó: así es el nombre de aquel sitio… Libertad.

­¿Entonces por qué volvió? Le preguntaron.

Con un tono de tristeza y la mirada perdida contestó: Al estar allá la  agorafobia me agobió.

Seudónimo: Copetón

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.