domingo, 29 de agosto de 2021

58. MUSEO DE CURIOSIDADES. De Elemental

 

 

Don Julián había ido a la mansión del señor R… a reclamarle una cuantiosa suma de dinero, adeudada a raíz de un préstamo concedido tiempo atrás. Al entrar al caserón temía que ocurriese una escena violenta cuando manifestase su propósito; pero el señor R… admitió su compromiso, ofreció saldarlo de inmediato y le rogó que lo acompañase a su estudio, donde tenía la caja fuerte. En el camino iban a pasar por la sala destinada a su "museo de excentricidades"; el que, de paso, quería mostrarle. Allí le enseñó:

- Un ropero cerrado del que afirmó que contenía la antiquísima imagen en madera de una mujer, que causaba la muerte al que la veía.

 - Un extraño instrumento metálico de complicado diseño, cuya finalidad nadie conocía; como así tampoco quién lo había construido ni qué antigüedad tenía.

- Un huevo de ave fénix.

- Un arcón de cuero de gran tamaño; como los usados en el pasado para llevar el equipaje a lomos de mula.

El señor R… levantó la tapa del cofre e invitó a don Julián a observar el fondo. El prestamista vio una superficie iridiscente, como si se tratara de un líquido oleoso, que se movía creando extrañas volutas de colores.

- ¿Y esto qué es? – preguntó.

- Una puerta hacia algún lugar – respondió el otro. De una pila de guijarros acomodada sobre una mesita, sin dudas colocada adrede para hacer tal demostración, tomó uno y lo arrojó adentro. El guijarro desapareció.

- Pero… ¿adónde da la puerta? – inquirió, atónito, don Julián.

- No sé – contestó el señor R…, al tiempo que cerraba los ojos y abría el ropero que contenía la imagen de madera; hacia donde su acreedor, con curiosidad instintiva, dirigió la vista. Y agregó – Ninguna de las personas que arrojé allí ha vuelto para contármelo.

Seudónimo: Elemental

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.