viernes, 3 de septiembre de 2021

16. ELEGÍA DE LA INSPIRACIÓN. De Benito

 

  

Con sus alas

tocaba el infierno

y ahuyentaba los truenos de

los cielos,                                       

con sus alas.

 

Bandadas de aves embestían

con su colorido plumaje

y los apasionados poetas

absortos esperaban la musa.

 

Aquel infierno con sus quejidos

un temor cenizo que cargaba 

las nubes,

ardían las alas fulgentes

y resplandecía los cielos

de estrellas caídas.

 

La tarde declinaba entre fuegos  

copada de pastos en llama

y raudo respiraba el viento

con prisas de suspiros negros.  

 

Es preciso tocar el infierno

enredarse en el lecho ardiente   

y que la lira de blanco silencio

haga temblar dos tórtolas a

sus pies.

 

Es preciso tocar el infierno

la primorosa corona de mirlos

y rosas

y es necesario una flecha toda

de oro

abrasiva y clavada en el corazón      

de la poesía.

Seudónimo: Benito

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.