jueves, 9 de septiembre de 2021

70. EL CONTRATO. De Ekhol

 

 

Incluso él tenía un punto débil. Durante la noche no tenía rival ni enemigo digno que pudiera hacerle sombra, pero cuando el sol hacía su aparición, el todopoderoso conde se volvía tan indefenso como un bebé recién nacido. Su obligado descanso diurno lo convertía en un ser vulnerable a los ataques de sus múltiples enemigos.

Para poner remedio a este problema decidió contratar los servicios de un humano que le fuera fiel hasta el final. Sus condiciones contractuales diferían mucho de las habituales. No ofrecía dinero, lo que prometía a cambio de una fidelidad absoluta, era la vida eterna. Comenzó a investigar a posibles candidatos, indagando en los distintos archivos a los que tenía acceso. Buscaba alguien joven, inteligente y con capacidad de defender a quien se propusiera contratarlo.    

Entre los posibles candidatos le llamó la atención un joven y prometedor doctor, cuyas referencias eran magníficas. Doctorado en hematología, había realizado un estudio impecable sobre las anomalías en la sangre. Sin embargo, curiosamente, no encontró nada sobre sus orígenes familiares; era como si hubiese aparecido de la nada.

Buscó al joven doctor y cuando dio con él, le ofreció la inmortalidad a cambio de sus servicios como protector y guardián durante las horas diurnas. El joven Abraham Van Helsing, aceptó la oferta de inmediato. Cerrado el contrato, el conde se sentía más seguro, sabiendo que podría descansar tranquilo mientras el doctor velaba por él, aunque había algo en su mirada  que le inquietaba.

Seudónimo: Ekhol

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.