domingo, 12 de septiembre de 2021

74. LA PRUEBA. De Uwe Doble

 

 

Hay perros entrenados para oler nuestros secretos. Me acuerdo de esto mientras la enfermera se riña con mi vena abultada. Parece por momentos que no va a conseguir enhebrarla, pero sin aviso veo el susurro de mi sangre, desmedida, deslenguada, llenar el vial de mi verdad turbia. La sanitaria se ofusca entre etiquetas, entre libros sin consultar, maquetas vertebradas, recetas imprecisas. La pantalla del ordenador de mesa se queda en blanco para no confesar lo que ya se conoce. Vuelve hacia mí fingiendo sorpresa de verme, aún tumbado, desvelado, escrutando el hocico de mi herida. Alzo la vista para que me haga el caso obligatorio, implícito en nuestro contrato íntimo. No fuera que me levantara y marchara con la duda intacta; las dudas están para resolverse, los secretos para compartirlos. Y los míos ya los sabe. A ella todavía le toca contar.

Seudónimo: Uwe Doble

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.