domingo, 12 de septiembre de 2021

75. TODA UNA VIDA. De Kaoche

 

 

Cuando Poemita nació no era más que dos palabras rimadas. Cuando creció un poco se convirtió en pareado, luego en terceto y tiempo más tarde, en redondilla. Su padre quería que fuera cuarteto, pero a él le gustaba más aquel nombre tan circular.

Al crecer más fue lira, porque le gustaban los nombres musicales. Más tarde sextina, a continuación octava italiana porque el lenguaje romano es hermoso para rimar y luego, desoyendo a su padre fue décima, en vez de copla de arte mayor, que tiene mucho más renombre.

Y así llegó a la adolescencia con catorce versos y entonces se convirtió en poema épico porque le apasionaban las batallas, ignorando nuevamente a su progenitor, que le aconsejó ser algo más sosegado como romance histórico o soneto. Así permaneció hasta que maduró. Entonces, ya cansado de tanto chocar de espadas y sangre derramada, se transformó en silva, que es el poema de verso más libre. Sin cambiar ya más, hasta el día en que sus palabras expiraron, con la única excepción de transformarse en elegía durante un año, para llorar adecuadamente la muerte de su amado padre Don Poema, que tanto se había preocupado por él.

Seudónimo: Kaoche

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.